(+34) 910 497 203 aedip@aedip.org

Uno de los efectos más visibles de la crisis inmobiliaria que estalló en la segunda mitad del año 2007 fue la paulatina paralización de miles de promociones de viviendas en curso que fueron tiñendo ciudades y pueblos de fantasmagóricos esqueletos de hormigón. Más allá de la contaminación visual que provocan estas estructuras sobre el paisaje, el verdadero problema es que cada una de esas obras paradas supone un proyecto frustrado, la pérdida de puestos de trabajo y una deuda que no se puede pagar.

Autor: Luis Martin de Ciria, Periodista. Responsable del área inmobiliaria de El Mundo

Fuente: El Mundo Su Vivienda

Ante estos impagos, las promociones fueron pasando a manos de los bancos y cajas que las habían financiado, para, en la mayoría de los casos, permanecer en el más absoluto abandono y expuestas a los elementos. Muchas de estas obras han acabado finalmente en el balance de la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) que ahora ha decidido mover ficha.

La semana pasada la sociedad anunciaba su intención de invertir 100 millones de euros para finalizar cerca de 130 promociones en curso -de las 600 que acumulan, según fuentes de la propia entidad- a lo largo de 2014, lo que supondrá poner en el mercado unas 3.000 viviendas, convirtiendo a la Sareb en la promotora inmobiliaria más activa del mercado.

La sociedad acumula en su balance 600 promociones con las obras paralizadas

Se trata, según han explicado a ELMUNDO.es fuentes de la propia Sareb, de proyectos tanto de primera residencia como de vivienda vacacional, todos ellos en avanzada fase de ejecución, con los que la entidad presidida por Belén Romana pretende “poner en valor” algunos de sus activos “que no son los más líquidos”.

El 60% de las obras tiene un grado de ejecución superior al 95%, mientras que el resto tiene un avance medio del 65%”, comentan desde la sociedad. De hecho, éste ha sido el primer criterio a la hora de escoger qué proyectos retomar. “Las que están más avanzadas serán las primeras que pondremos en marcha”, aseguran desde el popularmente conocido como banco malo.

La idea de la Sareb es arrancar estas cerca de 130 promociones a lo largo del año.

A falta de concretar las localidades exactas donde se ubican estas promociones -“porque aún puede haber modificaciones”-, lo que sí ha facilitado el organismo es su distribución geográfica provisional por comunidades autónomas (ver gráfico). Cataluña destaca con 40 proyectos, seguida por la Comunidad Valenciana, con 21; Galicia, con 12; la Comunidad de Madrid, con 11 y Castilla y León con 10. Según este listado, la Sareb retomará proyectos residenciales en todas las comunidades salvo en las de País Vasco, Región de Murcia y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

El proceso (con Dirección Integrada de Proyecto)

Para llevar a cabo las obras, la comercialización y el servicio posventa de las promociones la Sareb contratará servicios externos. “En el apartado técnico, se hará a través de empresas de Dirección Integrada de Proyectos (DIP)“, aseguran desde la sociedad. Estas empresas, también conocidas por su acepción anglosajona project management, se encargarán de gestionar todas las fases técnicas del proyecto y de tomar las decisiones de cómo llevarlo a cabo.

La ejecución material la llevaran a cabo empresas de Dirección Integrada de Proyectos

Cada obra tendrá asignada una DIP que ejercerá como coordinador y del que podrán depender otras empresas. Y esta DIP será la que controle a las constructoras”, explican fuentes de la entidad. Los promotores inmobiliarios clásicos quedan, pues, fuera de este proceso.

Para la venta de las viviendas, la Sareb también contratará servicios externos. En este caso, los que la propia entidad denomina “proveedores comerciales homologados”. “Nosotrosestableceremos los criterios y las políticas y serán estos proveedores que contratemos los encargados de tomar las decisiones técnicas o comerciales más adecuadas” , explican desde la Sareb. Entre ellas, el precio con el que las casas saldrán al mercado.

Para completar todo el proceso de promoción inmobiliaria, la sociedad también contratará servicios externos de posventa y mantenimiento, así como “los de seguridad y salud y los de control técnico”. La idea es que quienes compren estas viviendas tengan las máximas garantías.

Noticia completa: http://www.elmundo.es/economia/2014/01/24/52e18fba268e3ef2628b4580.html

Share This