(+34) 910 497 203 aedip@aedip.org

EL AJUSTE DE LA OBRA CIVIL ES UNA ACCIÓN GRAVEMENTE PERTURBADORA PARA EL CRECIMIENTO ECONÓMICO Y ELEMPLEO

Juan Lazcano Presidente de la Comisión de Infraestructuras y Vivienda de CEOE

La Actualización del Programa de Estabilidad para el período2009‐2014 con el objetivo de reducir el déficit público al 3% del PIB en2013 y al 2,1% en 2014 contempla –para su consecución‐ una reducciónde la inversión pública desde el 4,4% del PIB en 2009 hasta el 2,6 en2013 y 2014; pasando por un 3,7% en 2010, un 2,9% en 2011 y un 2,7%en 2012, lo que implica que el peso del ajuste que recae en la inversiónpública signifique un 20% del ajuste total en el periodo, a todas lucesexcesivo, y que la caída de la demanda de obra pública en el periodo2010‐2014 tenga un alcance de 50.000 millones de euros.

El recorte de gasto público es absolutamente necesario para reducir el déficit en las proporciones exigidas por la Unión Europea. Sin embargo esta reducción del gasto no debe recaer preferentementesobre la inversión pública, ya que esta constituye el arma másimportante a disposición de los Gobiernos para potenciar el crecimientopor su carácter anticíclico, y su impacto inmediato sobre la actividadeconómica y el empleo.

Es cierto que en la coyuntura actual probablemente no podemos permitirnos acrecentar la inversión, pero no es menos cierto que no mantenerla e incluso recortar las inversiones ya comprometidas en infraestructuras constituye un retrocesoclaramente evaluable y muy negativo en términos de PIB, empleo, aumento de los subsidios, reducción de las cotizaciones a la Seguridad2Social, disminución de la recaudación por IRPF y, en definitiva, de freno a la productividad y competitividad de nuestra economía.

Es necesario conocer que por cada millón de euros invertidos en infraestructuras el retorno fiscal para la Administración Pública es de 570.000 euros y que por cada millón de euros que se recorta eninversión se destruyen 18 puestos de trabajo. Es por estas consideraciones por las que venimos demandando que el necesario esfuerzo de reducción del gasto público para disminuir el déficit sea por y en medidas que disminuyan los gastos no productivos, y no como es el caso en atribuir al recorte de las inversiones comprometidas en infraestructuras más de un 20% del esfuerzo de reducción del gasto total determinado en el Programa de Estabilidad.

El efecto de este ajuste sobre el sector de la construcción es desproporcionado, sobre todo si se considera el que ya viene soportando por la crisis del subsector de edificación (más de 1.100.000empleos perdidos) pero con una diferencia respecto a éste y es que la reestructuración inducida en el subsector de obra civil puede y debe gobernarse desde los poderes públicos. Las medidas de ajuste tomadas van a implicar una reestructuración del sector rápida e intensa dadas sus características estructurales. Se trata de un sector sobredimensionado (5.500empresas con clasificación para contratar obra pública), con márgenes reducidos y, como consecuencia muchas empresas están escasamente capitalizadas.

En este escenario un ajuste de la dimensión del proyectado, junto a la entrada en vigor de la Ley de Morosidad va asuponer la aceleración no ordenada de su reestructuración y, por consiguiente, con efectos imprevisibles sobre la desaparición de empresas o sobre su clasificación para contratar.

Las consecuencias sobre el empleo son de carácter inmediato como ya se ha indicado y sobre las empresas de la cadena de producción (principales, subcontratistas, suministradores, proveedores,etc.) devastadoras. Es necesario que el nuevo Gobierno que salga de las urnas reconsidere en la elaboración del presupuesto de 2012 y de lasprevisiones presupuestarias de los siguientes, alternativas a esta drástica reducción de la inversión pública que se viene produciendo, yprecisamente porque nos jugamos el crecimiento, se impulse labúsqueda de alternativas en otros yacimientos de gasto no productivo y se consideren estrategias de ingresos complementarios a través de decisiones de carácter patrimonial y de autofinanciación de los servicios públicos

Es necesario insistir en que los procesos de consolidación fiscal llevados a cabo con éxito se han basado en la reducción del gasto público no productivo y no en reducciones de la inversión eninfraestructuras. Y también que los efectos sobre las cuentas públicasde la reducción del gasto en infraestructuras anunciado se sobrevaloran extraordinariamente.

La inversión en infraestructuras produce, ya en elcorto plazo, un retorno fiscal del 57% y en el largo plazo, al considerarlos efectos inducidos, se aproxima al 80%.  Por último y por las características del sector, el ajuste en el gasto implicará unos efectos magnificados sobre las empresas constructorasporque no se producirá una ordenada reestructuración del sector sinotodo lo contrario: será muy intensa y rápida, lo que provocará la desaparición de un inestimable número de empresas, con graves consecuencias para la actividad, para el empleo y, por supuesto, para los ingresos públicos.A la vista de todo lo anterior y como conclusión, las asociacionesy organizaciones citadas manifiestan:

1º.‐ La necesidad de que en el marco de los Planes de Estabilidadse profundice en la reducción de gasto no productivo, pues al recortar la inversión se está reduciendo la tasa de crecimiento del PIB, se acrecienta el paro y el subsidio de desempleo, se reducen las cotizaciones a la seguridad social y, en definitiva, se va contra el crecimiento, y la mejora de la competitividad.

2º.‐ Que las empresas constructoras entrarán en una situación defalta de ingresos que unida a las obligaciones dimanantes de la nueva Ley de Morosidad y de la deuda de las AA.PP., las llevará inevitablemente a situaciones concursales que pueden acabar enquiebras provocadas no por los mercados sino por la propia actuaciónde los poderes públicos.

3º.‐ Que las consecuencias sobre el empleo serán devastadoras provocando, como lo están haciendo ya, numerosos EREs que agravarán la tasa de paro, y una reestructuración obligada del sector, que será muy intensa y rápida, lo que provocará la desaparición de uninestimable número de empresas, con graves consecuencias para la actividad, el empleo y, por supuesto, los ingresos públicos. Por ello consideramos necesario que se establezca un Plan del Sector de ObraPública y un Modelo que establezca los cambios sustantivos y necesarios sobre la planificación de inversiones, las prioridades y sobre cómo financiar y mantener las infraestructuras.

Apelamos por tanto al criterio de los futuros diputados individualmente y de los partidos políticos y grupos parlamentariosque se constituyan, para que en un clima de consenso político, eviten este ajuste dramático de la inversión pública que se está produciendo,con efectos tan perniciosos sobre el crecimiento, el empleo y el tejido productivo de nuestro país.

Madrid, 7 de noviembre de 2011

Share This