(+34) 910 497 203 aedip@aedip.org

Una de cal y una de arena.

Entrevistamos a Alfonso Gutierrez-Manzanos, CEO de AXXO en el lugar donde más nos gusta: en la obra, donde se libran las batallas.

Nos encontramos en “Las Marías” de Torrelodones en Madrid. Se levanta allí una urbanización que albergará 440 chalés de arquitectura vanguardista levantados por un llamativo sistema de construcción para crear una exclusividad accesible y adaptada a la nueva situación del mercado. La empresa de Alfonso, AXXO, lleva el Project Management, al que ha integrado otros servicios tales como la de coordinadores de seguridad y salud.

También le preguntamos sobre temas de actualidad general que nos preocupan.

La pregunta de cal está orientada a la gestión de costes:

Las crisis desatan una guerra de precios. Es una oportunidad inmejorable para optimizar el coste final. El sistema constructivo utilizado en Las Marías favorece el objetivo de costes; pero ¿cuáles son los límites o los riesgos?

 

Alfonso Gutierrez Manzanos, CEO de AXXO

Lo que hacemos sobre todo es optimizar el proceso de construcción: nos permite ser más eficientes en la gestión de los costes, pero este sistema también influye notablemente en los plazos y las calidades. Responder a estos tres objetivos está en el ADN de este sistema constructivo. Uno de los aspectos más atractivos del proceso es el establecimiento de controles de calidad en las piezas que se fabrican, otorgando con ello una garantía de terminación superior que mejora sustancialmente la postventa. Para ello, visitamos de forma regular las instalaciones donde se fabrican los paquetes de montaje, donde comprobamos que lo que se está construyendo a muchos kilómetros de la obra responde exactamente a los requerimientos del usuario final.

El tiempo de desarrollo del proceso también se optimiza sustancialmente: estamos hablando de seis meses desde que el usuario final hace una petición hasta tener el producto terminado, como dicen en “Las Marías”… la casa de tus sueños.. Estamos hablando de un sistema nuevo, aunque primo-hermano de lo que hace ya muchos años se aplica en otros países desarrollados.

Otro matiz: el término “prefabricado” no acaba de aplicar de forma precisa. Efectivamente hay prefabricación de piezas, pero de la misma manera que un inodoro viene ya fabricado de taller y no por eso aparece en nuestra mente el término “prefabricado”. Se trata de industrializar, de dar paso a un sistema nuevo, más ambicioso, eficiente y preciso.

Una de las claves es que cambia el proceso, pero no el producto final, que pasa a tener las características de cualquier casa moderna “bien ejecutada” y con un cumplimiento de todas las características de habitabilidad en grado elevado. Por otro lado, el cliente tiene ciertos grados de libertad en la elección del producto que quiere, y por ello mi resistencia a considerar que se trata de un proceso típico de prefabricación.

En este proyecto, AXXO lleva la coordinación de todo el proceso. Desde los estudios previos de viabilidad de la operación, hasta el control de la ejecución de las viviendas, pasando por la simultaneidad de ejecución de la urbanización y la edificación. Algunos paquetes de obra son contratados “a la manera tradicional”, mientras que otros son manejados desde taller. Igualmente, AXXO lleva la coordinación de todos los agentes, entidades u organismos involucrados en el proyecto.

La pregunta de arena:

Una vocación destacada en ti es el asociacionismo. Eres un hombre sensible a los problemas sociales y eres una persona positiva a la hora de buscar soluciones. El problema mayor que tenemos es el del desempleo, una situación que atenta contra la dignidad y la autoestima: ¿A qué programa de acción crees que hay que darle prioridad?

Creo que estamos ante un problema estructural que no tiene fácil solución. Si Alemania que tiene 80 millones de habitantes y tienen 12.000 arquitectos y en España con la mitad de población de Alemania tenemos 70.000 arquitectos,  las cifras no dejan lugar a dudas. No va a haber trabajo para todos en el sector y durante un largo periodo. Y aquí sólo caben dos soluciones creibles: cambiar de país para seguir ejerciendo la profesión de arquitecto, o cambiar de sector y dirigirse a otros más saneados estructuralmente. A corto plazo, no hay muchas otras alternativas.  No cabe duda de que si nuestros políticos resuelven los problemas de crédito que asolan el sector, pueden facilitar una más rápida regeneración del tejido y, con ello, una recuperación de puestos de trabajo dentro del mismo.

La prioridad es que el sector público debería tratar de conseguir que el crédito vuelva al sector.

La empresa que más sufre la crisis económica es la PYME. Por otra parte es el gran milagro la sociedad española y europea en la creación de empleo y riqueza: hay alguna acción de gobierno que esperabas se hubiera producido y que necesita de un trabajo urgente?

La acción de gobierno de cara a la PYME, más allá de facilitar la fiscalización y la flexibilización laboral, que se podría hacer con más énfasis está en la financiación. Una empresa grande que tiene una deuda de 10 millones de ueros se tiene que sentar con el banco para negociar la refinanciación. Pero a una PYME con 100.000 euros, el banco directamente ejecuta. Si a ello sumamos la morosidad, entonces  la PYME se acerca peligrosamente a la liquidación.

Entrevista realizada por Pedro Dubié

 

 

Share This